Cantarán las sirenas a la aurora,
zarparán en su búsqueda otros barcos,
y rodará la voz, sobre las olas,
de horizontes azules y lejanos.
Unos quizá en exuberancia vuelvan,
otros serán madera de naufragio;
olvidado de ayer, yo estaré asido
al remanso de paz de tu costado.

   
Cubierta por mis aguas, sumergida
dentro de mí en palacio de cristal,
e instalada en la cámara nupcial,
fluctuante nereida, mi elegida.

Libre un día en la mar embravecida,
tan inmune a la edad como inmortal,
y hoy unida al cordón umbilical
con que te anudas a mi pobre vida.

En servidumbre ha entrado tu existencia
tras abjurar la fiera independencia
de tu idílico estado precedente.

Ahora, ya toda mía, tan humana,
efímera y gentil rosa temprana,
mortal serás, pero amorosamente.

Francisco Alvarez Hidalgo
9-11-00

 

En el azul del mar veo tus ojos,
y entre las olas tu contorno veo,
oscilante a la luz de la mañana,
marea de caderas y de senos.

 

Libro de opiniones:   

Expresa la tuya     Lee las de otros 


E mail:

frankalva@earthlink.net

 

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

 

Otras páginas de Francisco

Te invito a visitar mi producción completa:

Click/pincha en el siguiente banner:

 

Si el 'banner' anterior no se abriera, 

click/pincha en el siguiente Enlace.

Copyright/Derechos de autor