Robé tu mente al pronunciar tu nombre,
qué posesión mi júbilo proclama;
no hay propiedad mayor, ni aún cuando el hombre
se apropia de la piel sobre la cama.

   
La voz que hoy me llegó vive tu vida,
en esa voz te arropas cuando me hablas,
ella eres tú, flotando en el aliento
que se desborda en tonos y palabras.
Ajena a la estridencia del gentío,
leve, aterciopelada,
caricia en el oído,
como si un dedo me tocara el alma.
Más que voz es susurro,
brisa que se columpia entre las ramas.
Posee intimidad de noche oscura,
afable placidez de luna clara.
Te escucharía al decrecer las luces
de las tardes de otoño bronceadas;
te escucharía sin interrumpirte
hasta nacer la aurora sonrosada;
te escucharía, la mirada fija
en tus ojos de sombra, que descargan
nuevas voces, a la otra paralelas,
no por mudas con menos resonancia.
Tú eres tu voz, que roza mis mejillas,
que estremece mi espalda,
que me penetra suave, lentamente,
como en el surco profundiza el agua.
Háblame, que te escucho,
que tengo más de ti en cada palabra.
 Francisco Alvarez Hidalgo
1-07-01

 

Amante soy, en isla transformado,
península seré, sólo a ti unido;
y el mar ha de aplacar, enmudecido,
su agitado vaivén verdeazulado
mientras descanso junto a ti dormido.

 

 

Libro de opiniones:

Expresa la tuya       Lee las de otros


E mail:

frankalva@earthlink.net

 

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

 

Otras páginas de Francisco

Te invito a visitar mi producción completa:

Click/pincha en el siguiente banner:

 

Si el 'banner' anterior no se abriera, 

click/pincha en el siguiente Enlace.

Copyright/Derechos de autor