Me llevaste de la mano
bajo la lluvia ligera…
Qué frescor de primavera
bajaba del monte al llano.
Qué horizonte tan cercano
nubes y mar parecían.
Por tu rostro descendían
gotas brillantes rodando;
pero no estabas llorando,
tus labios me sonreían.

   
Hay un misterio oculto en cada mano,
una corriente eléctrica, un conjuro,
un pulso indefinido, un roce puro
que en cada situación ve un gran piano.

Al tocarte, despiértanse en el llano
coplas y luz; estalla el semioscuro
crepúsculo en fulgor, y me apresuro
al beso audaz, recíproco, pagano.

Te llevo de la mano, y la energía
que entre los dedos fluye, es melodía
tácita que no alcanzan los oídos.

Vibre esa voz armónica en tu mente,
y percibe la gama iridiscente
que va de mi sonrisa a mis gemidos.

Francisco Alvarez Hidalgo

29-1-04

 

Eres la sombra que a mis pies se aferra,
siguiéndome entre el alba y el ocaso;
pero en la noche, ¿a dónde va tu paso,
y en qué secreta actividad se encierra?

 
 

 

Libro de Opiniones

  

Expresa la tuya     Lee las de otros


E mail:

frankalva@earthlink.net

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Otras páginas de Francisco

Te invito a visitar mi producción completa:

Click/pincha en el siguiente banner:

 

Si el 'banner' anterior no se abriera, 

click/pincha en el siguiente Enlace.

Copyright/Derechos de autor