Original de 

Francisco Alvarez Hidalgo

Mujer bajo la lluvia - (I)

Invisible llovizna acariciante
desciende sobre mí, mis senos riega,
y dos gotas del más puro diamante
cuelgan de los pezones; la luz juega

su escala de silencios y colores;
bajo mis párpados cerrados vuelan
asteroides en fuego, y hay temblores
sobre la piel que mi ansiedad revelan.

Deslízame los dedos, delineando
cada surco de lluvia sinuoso,
en suavidad de tacto, descifrando
cada mensaje anclado en mi reposo.

Cada mensaje, que por ti fue escrito,
que el agua subrayó, que tú analizas,
que te dirán que todo lo permito,
dueño tú de mi fuego y mis cenizas.
26-12-01

   
Mujer bajo la lluvia - (II)
 
Pardo el campo y las nubes.
Llueve.
Se entristece la tarde.
Duerme
el bullicio de voces infantiles.
Palidecen
las farolas de rostros ovalados
que al brillo no se atreven.
La calle está vacía.
Nadie viene.
Nadie va; sólo el agua
que a borbotones vierten
los canalones, y que distribuye
turbias caricias a los desniveles.
Un revuelo a lo lejos
de paraguas oscuros que se pierden
en zaguanes y esquinas,
precipitadamente…

Y tú, descalza,
con la única sonrisa que florece
en esta tarde mustia
de tonos grises que a la noche mueren;
sin evitar los charcos, jubilosa,
chapoteante tu zancada breve.
Los brazos extendidos, un zapato
colgando en cada mano, alta la frente,
absorbiendo las gotas, que acarician
el rostro y se sumergen
en la blusa entreabierta,
rodando entre los senos, y se extienden
como un tropel de diminutos dedos
exploradores de la piel del vientre.

Y giras, bailarina,
como quien obedece
al ritmo de una música callada,
que sólo escuchas tú, sólo tu sientes.

Viejas decrépitas tras las ventanas
contemplan y no entienden.
Perdieron hace tiempo la locura
que el corazón en libertad mantiene.

Danza, vuelve a saltar, caracolea,
con fiera intensidad, sin detenerte,
con el atrevimiento
de la mujer que afronta lo que quiere.

29-2-00

 

Haikús 
24
Lluvia ligera,
caricia refrescante
de primavera.
25
Lluvia cercana,
el viento en el camino,
yo en la ventana.
52
En los cristales,
los nudillos del agua
me hacen señales.

65
La luz se moja
de lluvia, y palidece.
Sombra. Congoja.
67
Sobre las tejas
tararea la lluvia
múltiples quejas.

22-11-99

Tankas
3
Repiqueteo
de la lluvia en el charco:
Ya no me veo.
Con arrugas de viejo
se ha empañado el espejo.
10
En los cristales
los surcos de la lluvia
tan desiguales.
Sobre ellos mi alma lanza
semillas de añoranza.
1-2-01

La luz brilla en los ojos cuando amamos,
la sombra nos circunda si partimos,
el viento nos abraza si sufrimos,
y nos moja la lluvia si lloramos.
Del soneto 386
14-10-00


Lluvia de invierno, gotas en la cara,
lágrimas descubriendo la tristeza;
lluvia primaveral, oh, qué algazara
resaltando en el rostro la belleza.
Brevería 330

Si te abrazara el aire, si la lluvia lo hiciera,
si la luz, si la nube, si la sombra, si el fuego,
no sería un abrazo tan total como fuera
mi abrazo por tí mudo, y por tí sordo y ciego.
Brevería 391

Fría lluvia en el rostro, honda tristeza
que apaga el cielo, enciende la amargura,
y abre a los pies siniestra sepultura
haciendo tambalearse a la cabeza.
Lluvia obstinada, mano de uñas largas,
arañando los pliegues de la mente;
lluvia lenta, callada, persistente,
ahogando el alma en lágrimas amargas.
Brevería 1030

Libro de opiniones:   

Expresa la tuya     Lee las de otros 


E mail:

frankalva@earthlink.net

 

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

 

Otras páginas de Francisco

Te invito a visitar mi producción completa:

Click/pincha en el siguiente banner:

 

Si el 'banner' anterior no se abriera, 

click/pincha en el siguiente Enlace.

Copyright/Derechos de autor