Fedra

Profunda, intensa inclinación lasciva,
para el adolescente nimio juego;
cómo abrasa a mis años este fuego,
nunca como hoy tan lúbrica y tan viva.

Ignora el joven mi pasión furtiva,
y si audaz la propongo o se la entrego,
no indiferente, hostil queda a mi ruego,
rasgando mi alma su actitud esquiva.

Vástago de mi esposo, no hijo mío: 
Me has incendiado y permaneces frío,
deshonrada me siento, aún sin rozarte.

Mi cuerpo por el tuyo va gimiendo
cuando el camino de la muerte emprendo,
amor estéril, sin jamás gozarte.

Winnipeg, 21 de octubre de 1999
 


 

 Informes sobre el autor (click) en su nombre

 

Fedra la desesperación del amor rechazado



 
Teseo había tenido un hijo de la reina de las Amazonas, cuyo nombre era
Hipólito, un joven muy apuesto, pero más interesado en los asuntos de la
caza que en los asuntos del amor, y más devoto de Diana cazadora que de Venus.
En la boda de Teseo y Fedra se presentaron las Amazonas en fuerza, con la intención de matar a todos los invitados, pero fueron derrotadas. 
Después de haber tenido dos hijos con Teseo, Fedra cayó fulminantemente enamorada de su hijastro Hipólito, pero éste, aborrecedor de todas las mujeres, huyó de casa. Temiendo que el hijo declarara a su padre la pasión de Fedra, ésta se adelantó diciéndole a Teseo que el joven la había intentado violar. Teseo la creyó, y rogó a Poseidón, el dios del océano, que le destruyera. Al pasar Hipólito por la orilla del mar en su carro, Poseidón hizo surgir de entre las olas un toro enfurecido que espantó a los caballos, quedando destruido el carro e Hipólito estrangulado con las riendas.
Otras versiones de la historia cuentan que Teseo, al ser notificado por su
esposa del intento de Hipólito, decidió comprobar los hechos, y Fedra,
temerosa de que se descubriera la verdad, se ahorcó.
En otra variación de la historia, Fedra confía su secreta pasión a su criada
de confianza, quien a su vez se lo comunica a Hipólito, haciéndole prometer que nunca revelará tal secreto.
En la tragedia de Eurípides, Fedra se dirige a la criada:
"¿No te rogué que no pronunciaras una sola palabra de todo esto que ahora me arrastrará en el lodo?"
Y la criada responde:
"Traté de hallar un remedio a tu mal. Si hubiera tenido éxito en mi intento,
todo el mundo me hubiera considerado una mujer prudente. Se llama sabio a
quien adivina correctamente".

 

En la mentira de Fedra la muerte de Hipólito



 

Al ser Ariadna robada por Baco, Fedra que había acompañado a su hermana, siguió a Teseo a Atenas, pues no se  atrevió a regresar a la casa de su tirano padre. Sólo después de la muerte de éste volvió la muchacha a su patria, Creta, donde siguió creciendo en el palacio de su hermano Deucalión, que, como primogénito de Minos, reinaba a la sazón en la isla, y se convirtió en una hermosa e inteligente moza. Teseo que al morir su esposa Hipólita había permanecido viudo por mucho tiempo, tuvo ocasión de oír grandes cosas de sus encantos y esperó que sería, en belleza y donaire, igual a su hermana Ariadna.
Por esta razón pidió su mano a Deucalión. La solicitud fue bien acogida y muy pronto el hijo de Egeo llevaba a su casa, desde Creta a la doncella que, por la figura y su porte exterior, se parecía de tal modo a su amada de los años mozos. Para que nada faltase a su dicha, Fedra dio al rey, en los primeros años de matrimonio, dos hijos, Acamas y Demofoonte.
Pero la joven esposa no era tan fiel como hermosa; Hipólito el único hijo del rey con la raptada amazona, de la misma edad de Fedra, le gustaba más a esta que su propio marido, cuyos cabellos comenzaban a blanquear. Ya crecido el hermoso y casto joven, que había decidido consagrar su vida a Artemis, diosa de la pureza, y no había mirado ninguna mujer. Su bella figura y su inocencia encendieron en su corazón lascivos deseos, pero encerró en su pecho su alterada pasión. Un día confió su secreto a su vieja nodriza, mujer astuta y poseída de un cariño ciego e insensato por su señora. La vieja muy pronto se puso en la tarea de informar a el joven de la culpable pasión de su madrastra. El casto Hipólito, sin embargo, escuchó con horror cuando la desleal Fedra le propuso un plan para arrojar a su padre del trono y compartir con ella el cetro y la soberanía. fue tal el horror, que en aquel mismo instante abomino a todas las mujeres y se creyó deshonrado por haber escuchado tal proposición.
Fedra no pudo sobrevivir a aquella repulsa de sus criminales proposiciones. La conciencia de su delito y su no correspondida pasión luchaban en su pecho; pero la maldad venció. Al regresar Teseo, encontró a su esposa ahorcada, con una carta convulsamente apretada en su mano derecha, escrita antes de morir que decía: “Hipólito ha atentado contra mi honor; para escapar a sus acechanzas no me quedaba más que un camino. He muerto antes de faltar a la lealtad que debo a mi esposo”.
Largo rato permaneció Teseo como petrificado de horror y finalmente elevando al cielo las manos pronunció la siguiente suplica:
Padre Posidón, tu que siempre me quisiste como a un hijo predilecto, hoy vengo a recordarte tu promesa y sólo una suplica vengo quiero formularte: ¡haz que este día el sol no se ponga para mi hijo maldito!
Apenas había salido de sus labios la maldición cuando Hipólito, de vuelta de la caza e informado del regreso de su padre, entró al palacio y llego donde se hallaba su padre y el cadáver de su madrastra. A los denuestos de su padre replicó el hijo con dulce calma:
“Padre mi conciencia está tranquila. No me siento culpable de ninguna mala acción”.
Pero Teseo mostrándole la carta de la madrastra, sin más explicaciones lo desterró del país.

 

 

 

Enlaces referentes a este mito:

Fedra:
http://www.guiascostarica.com/mitos/grecia16.htm
 
http://es.wikipedia.org/wiki/Fedra
 
http://www.scribd.com/doc/23555842/mito-de-fedra-y-literatura

 

Mitología Griega

Mitología Griega, en general:

 

Mitología griega:

http://es.wikipedia.org/wiki/Mitolog%C3%ADa_griega

 

Diccionario de mitología:

http://www.kelpienet.net/rea/diccionario.php?lp=A

 

Dioses Olímpicos:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=1

 

Dioses Menores:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=2

 

Grupos menores (Nereidas, Ninfas, Náyades, etc.:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=3

 

Titanes:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=4

 

Monstruos:

http://www.kelpienet.net/rea/pers.php?ns=5

 

Leyendas:

http://www.kelpienet.net/rea/leyendas.php

 

Mitología general: 

http://www.guiascostarica.com/mitos/grecia.htm

 

Personajes mitológicos:

http://www.elolimpo.com/lista_personajes.html

 

Los griegos en tiempos de los mitos:

http://www.kelpienet.net/rea/tiempos.php

 

Mitología griega en la pintura:

http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Mitolog%C3%ADa_griega_en_la_pintura

 

 

ROBERT GRAVES

“LOS MITOS GRIEGOS”

http://www.bibliocomunidad.com/web/libros/Graves,%20Robert%20-%20Los%20Mitos%20Griegos%20I.pdf

(El índice, que aparece al final de la obra, puedes verlo aquí):

http://poesiadelmomento.com/luminarias/mitos/indice_robert_graves.html

 

 



 



El poema titular de esta página es original de


Francisco Alvarez Hidalgo.

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:








 

El Indice te llevará a otras páginas de más Escritores y Mitos


A otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:













Copyright / Derechos de autor