Séneca

Aunque el mundo percibas inestable,
con el azote de los cuatro vientos,
y aunque Roma se quiebre en sus cimientos,
te habrás de mantener imperturbable.

No llores la desgracia inexorable,
deja fluir los acontecimientos,
son tus riquezas tus conocimientos,
y sólo la virtud es memorable.

¡Qué lección tan magnífica nos diste
aceptando la muerte sin protesta,
y con serena y firme valentía!

Al abrirte las venas, sonreíste,
y partiste dejando manifiesta
la convicción de tu Filosofía.
                    

Los Angeles, 9 de Noviembre de 1997


 


  Información sobre el autor: Click en su nombre.



Séneca

Citas:

La vida es como una leyenda: No importa que sea larga, sino que esté bien narrada

Hace falta una vida para aprender a vivir.

Ligera es la pesadumbre que puede admitir consejo.

Desconfiar vale menos todavía que ser engañado.

Si deseas ser amado, ama.

Enseñando aprendemos.

Nadie ama a su patria porque es grande sino porque es suya.

Vive de tal manera que no hagas nada que no puedas decir a tus propios amigos

No es la dificultad la que impide atreverse, pues de no atreverse viene toda la dificultad.

No nos falta valor para emprender ciertas cosas porque son difíciles, sino que son difíciles porque nos falta valor para emprenderlas.

Todo el mundo aspira a la vida dichosa, pero nadie sabe en que consiste.

Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones.

Los deseos de nuestra vida forman una cadena, cuyos eslabones son las esperanzas.

El que se ocupa de muchas cosas hace muchas veces entrega de sí a la fortuna."

Noble se puede llamar al que por su naturaleza es inclinado a la virtud.

El galardón de las grandes obras es haberlas hecho, no hay otro premio digno.

Quien mira demasiado las cosas ajenas, no goza de las propias.

La verdadera medida de la riqueza es no estar ni demasiado cerca ni demasiado lejos de la pobreza.

Felicidad es no necesitar de ella.

Si lo que haces es honesto, todos lo saben; pero si lo que haces es malo, ¿qué importa que los otros no lo sepan, si lo sabes tú?

El fuego prueba el oro; la miseria, los hombres fuertes.

Si quitáramos la ambición y la vanidad, ¿dónde quedarían los héroes y los patriotas?

Se puede apreciar el carácter de un hombre en la forma como recibe la alabanza.

Desdichado es el que por tal se tiene.

Como el suelo, por más rico que sea, no puede dar fruto si no se cultiva. La mente sin cultivo tampoco puede producir.

A menudo es mejor olvidarse de un insulto que vengarlo.

Aquel que decide un caso sin escuchar la declaración de otro, aunque la decisión sea justa, no puede considerarese  justo.

Si quieres que alguien guarde un secreto, guárdalo tu primero.

 

 

Séneca
4 a.C.-65d.C.

Filósofo y retórico latino, nace en Cordoba y muere en Roma. Su nombre completo es Lucio Anneo Séneca, hijo del orador Marco Anneo Séneca. A lo largo de su vida desarrolla una intensa y accidentada carrera como político y filósofo. Su origen noble le permite acercarse a los gobernantes romanos y a la corte imperial. El emperador Calígula lo nombra senador, pero después de su caída, Claudio, el nuevo emperador, lo destierra a Córcega, donde permanece más de ocho años. Se dedica a escribir y muy rápido adquiere fama. Regresa a roma donde Agripina lo hace tutor su hijo Nerón. Ejerció la abogacía y la política. Su concepción filosófica es estoica, ya que el tema principal ética. Su trabajo es extenso y se puede catalogar en tragedias y tratados filosóficos. Desarolla sus tragedias Medea, Fedra, Tiestes, Edipo, Troades, Phoenissae, Agamenón y la furia de Hercules en forma análoga a las piezas de los clásicos griegos Esquilo, Sófocles,y Eurípides. Octavia, sobre la muerte de la esposa del emperador Nerón, se considera su mejor tragedia. Sus tratados sobre la moral son varios, entre ellos sobresalen De providentia, De constantia sapientis, De vida beata y De clementia. Debido a su ideas, políticas se ve implicado en la conjura de Pisón contra Nerón, quien lo juzga y sentencia a muerte. Recibe con gran serenidad el fallo, que acata cortándose las venas.
 

 

 
 
 







         El poema titular de esta página es original de
        Francisco Alvarez

Comentarios y sugerencias: Escríbeme:
 






      


 



A otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo:











message



Copyright / Derechos de autor