Poesía del momento, Nº 208 c

Año 17

Tercera de noviembre de 2013

 

Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

                

(Para información sobre el autor, click aquí

(El poder de la palabra)


Cruzan frente a mi puerta doncellas y guerreros
de otros siglos; se escriben, a daga y tinta roja,
nuevos Apocalipsis, más trágicos, más fieros;
y el calendario, exangüe, gasta la última hoja.

Vacías ya las casas, y las calles vacías,
no hay color ni sonido sobre el paisaje inerte;
nace una larga noche, se acabaron los días,
se inaugura el imperio lúgubre de la muerte.

Ya no importa si fuimos amados o si amantes,
ya no hay después, ni ahora, ni mucho menos antes.

Brevería Nº 1995

 

 

Breverías


3121
La fuerza no asegura la victoria,
tampoco la razón la garantiza.
La clave está en la adaptabilidad.

Sólo con actitud conciliatoria
se rinde al adversario. Quien suaviza,
ya ha conseguido más de la mitad.

Doblégate a los ímpetus del viento,
fluya con la corriente tu momento.

3122
La vida es caravana persistente
de modificaciones; sucumbimos
y emergemos de nuevo a cada instante.

Y esa cierta nostalgia, tan presente,
por lo que ya se fue, lo que tuvimos,
y esa fe en el minuto debutante…

3123
He cometido errores,
y sólo en ocasiones he aprendido
las ocultas lecciones de la vida.

Si volviera a nacer, en mis amores,
mis deberes, lo absurdo, lo prohibido,
podría duplicar cada caída.

3124
Que nadie te silencie. Si es preciso,
grita desde la torre de la aldea
cada verdad que abrigas.

Para pensar no hay que pedir permiso,
ni para formular tu propia idea.
Mas razona y profesa cuanto digas.

3125
Mira el ojo a través de una cortina,
sin comprender el cómo ni el por qué.
Ascienda el corazón a la retina
para que ésta contemple cuanto él ve.
(Indice)

 

 

Diccionetos      (Nº 60)

Sonetos sobre palabras o temas
hallados al azar en el diccionario.

 
3530 - Cálido

América, mujer, te representa
de norte a sur, y por su mapa exploro
paisajes ondulados, que atesoro,
montículos al sol o a la tormenta.

En el centro, flexible y somnolienta,
la cintura del istmo, que incorporo
al arco de mi brazo, meteoro
en la órbita sensual del alma hambrienta.

Más al sur, amazónicas corrientes
abriendo el ángulo de sus vertientes,
en propuesta de lúbrica incursión.

Cálido clima que al desnudo incita
en panorama tal, y solicita
desesperadamente posesión.

Los Angeles, 5 de noviembre de 2013

(Indice)

 

3531 - Callar

Mucho habla el necio en plática vacía,
mientras el docto piensa, pero calla.
Osada es la ignorancia, y cuando estalla
ni demuestra blasón ni gallardía.

Para el crimen de hablar no hay amnistía,
si el atenuante razonado falla;
la palabra trivial sólo ametralla,
queda mejor dormida en la armería.

El lenguaje es virtud cuando la idea
late bajo la fronda, y no golpea
repitiendo sonidos, como el eco.

Mejor callar si no se aporta nada.
Piensa, medita, y habla como espada,
nunca como bambú, tonante y hueco.

Los Angeles, 6 de noviembre de 2013

(Indice)

 

3532 - Cama

A la espera de ti, siempre a tu espera,
con voz sutil, pero sensual, te llama.
Ha adquirido mi acento, una amalgama
de arrullo, de cantar, de primavera.

Si acaso te demoras, persevera
en su intenso reclamo; gime o brama,
según la situación, toda una dama,
que sólo ruego o compulsión pondera.

Habla por mí; te ofrece la blancura,
calor y suavidad de su abertura,
amplio abrazo en que tiendas tu esbeltez.

Acércate, dormiten los pudores
que refrenan tu impulso,y en temblores
ofrece en tal altar tu desnudez.

Los Angeles, 6 de noviembre de 2013

(Indice)

 

3533 - Camino

Hacia donde me lleves, si te sigo,
carece de importancia; todo es meta
para el hombre de a pie, de mente inquieta,
y no ya a ver, mas a observar me obligo.

El paisaje se me hace más amigo
que la ciudad; el olmo, la violeta,
la alondra, el arroyuelo, son la dieta
que me exige mi espíritu mendigo.

Porque mendigo soy de los primores
que a tus flancos pululan, ya rumores,
matices, movimientos o fragancias.

Esa es mi senda, toda en torno mío,
sin prisas, ni llegadas, ni gentío,
ruta contemplativa, sin distancias.

Los Angeles, 7 de noviembre de 2013

(Indice)

 

3534 - Campana


“Yunques, cantad;
enmudeced, campanas”.
(Antonio Machado)


Murciélago de bronce, la campana,
duerme en la torre, inmóvil, silenciosa,
y el poblado, a sus pies, en laboriosa
y alborotada actividad se afana.

Sus cien tonos de voz son caravana
de alarma, invitación, muerte, o gozosa
festividad, ya por la nueva esposa,
triunfo marcial, celebración cristiana.

Eso era antaño; ya no se despierta.
Ni boda, misa, funeral o alerta,
perturban su reposo enmudecido.

El yunque y el martillo han silenciado
su broncíneo lenguaje, y desangrado
su espiritualidad: Ha envejecido.



Los Angeles, 7 de noviembre de 2013

(Indice)

 

3535 - Campiña

“Menosprecio de corte
y alabanza de aldea”.
(Antonio de Guevara)


A la campiña voy, donde la prisa,
ha detenido el ritmo en su carrera,
sabiendo estar al pie de la palmera,
al arrullo y caricia de la brisa.

La ciudad es acoso, y es pesquisa,
a sosiego y reposo forastera;
la campiña en verdor me recupera
el sabor de vivir, y la sonrisa.

Prosigan en sus bloques de cemento,
y en su flujo de tráfico mugriento
quienes son incapaces de otras cosas.

Yo en el campo renazco, coexisto
con el alma olvidada, y reconquisto
mis recónditas ansias luminosas.

Los Angeles, 7 de noviembre de 2013

(Indice)

 

3536 - Canción

Habla mejor el alma en las canciones,
o el interlocutor mejor lo entiende.
La música es escala que desciende
al fondo visceral de las pasiones.

Asimila sus lúbricas opciones,
y nuevamente por la escala asciende,
se encarama al cerebro, y de allí extiende
su red de transmisión e incitaciones.

Sonidos y palabras combinados
detentan más poder que los dictados
de la más primordial naturaleza.

Y, como tal, convencen, seductores,
consiguiendo privanzas y favores
en que otra plática no más tropieza.

Los Angeles, 7 de noviembre de 2013

(Indice)

 

3537 - Cansancio

Al fondo de la acción, de la energía,
apagada la luz, ya no hay colores,
se van amortiguando los rumores,
y hasta la voluntad se me vacía.

No me mantengo en pie, se me abriría
un entorno de vértigo y temblores
dando conmigo en tierra; si en dolores,
sabiendo que estoy vivo todavía.

Mas no sé si lo estoy. Mi agotamiento
me ha robado dinámica y aliento,
y en piel de masa inerte estoy cautivo.

Tal que si alguien hurtara mi esqueleto,
he devenido inoperante objeto,
ni a actividad ni a idea receptivo.

Los Angeles, 8 de noviembre de 2013

(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor