Poesía del momento, Nº 198  a

Año  17

Primera de enero de 2013

 

Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

(Para información sobre el autor, click aquí    


Cada noche en las sábanas de mi lecho percibo
tu ya invisible abrazo, tu perenne fragancia;
no, no es de las visiones de mis sueños que escribo,
ya que nunca apareces en esa circunstancia.

Hablo de mis insomnios, de los que no se aleja
la figura que tantas noches me acompañó;
la tempestad que fraguas en mi piel no me deja
superar el desvelo…, ni lo intentara yo.

Brevería Nº 2028

 

 

Breverías

   
2861
Mujer entrada en años, ¿qué experiencia
podrás comunicarme, qué arrebato
que no alcanzan las jóvenes, o ignoran?

En tus manos detecto la elocuencia
de lo ulterior, más bien que lo inmediato,
y sus provocaciones me devoran.

2862
No he de escribir mi autobiografía,
que es casi un epitafio. Mi tarea
continúa, y es nueva cada día,
sin ocaso, ni fin a mi odisea.

Escribirla daría a la memoria
prioridad y opción sobre el talento;
tengo un futuro para hacer historia,
escríbala quien viene sin aliento.

2863
Era joven el mundo, y yo a la caza
de lo circunstancial y lo diverso:
El camino, el albergue, la premura.

Si mi paso hoy más lento se desplaza,
el entorno es más cálido, más terso,
mayor intensidad, blanda locura.

2864
Pasé sobre los años con la risa
que nos hace invencibles, orientada
no a los demás, sus actos o sus mentes,

sino a mi propio ser; pasé de prisa,
y hoy, al mirar atrás, no encuentro nada
de seriedad, en mí o en otras gentes.

2865
Sólo el vago, el inútil envejece,
asentado en su mísera pereza.
En absorbente actividad se crece.
No hay mayor infortunio ni pobreza
que esa vida neutral que languidece
arropada en su manto de simpleza.
La acción da claridad, y el movimiento
suele llegar más lejos que el talento.

(Indice)

Poemas

   
Reencuentro

Reconocí tu sombra aproximándose,
dubitativa y tímida, a mi mesa.
Era la tarde una canción remota,
y el terrado hervidero de parejas.
Sorteaste las sillas apretadas,
hasta llegar a mí. Sobre la arena
de la playa cercana, derretía
sonrisas espumosas la marea.
Sonreías también, y era yo playa
sumergida, feliz, en tu presencia.
Me asomé a tus palabras, indagando
lo que no manifiestan,
lo que me he repetido tantas veces,
que ya tal vez no piensas.
Eres fantasmagórica ventana,
a cierta altura, escudriñando afuera,
vedando al caminante
la visión de tus íntimas maneras.

Esta tarde, al igual que tantas otras,
me viste tal cual soy, con mis ofertas,
si mudas ya, no menos perceptibles
a quien inteligentemente observa.

En círculos ruidosos, las gaviotas
se gritaban mensajes de impaciencia,
y a nuestro alrededor, cháchara inane
o agobiante silencio izaban velas.
Tantas gentes reunidas,
tan poco que decirse; qué tristeza.

Yo te hubiera descrito
paisajes interiores que alborean
cada mañana al despertar; acordes
en búsqueda de oídos a la espera,
soliloquios dormidos
que al percibir tu rostro se despiertan.
Pero ya perteneces a ese mundo
que precinta la puerta
tras la que se recogen los recuerdos,
en estado de tibia somnolencia.

Nos hemos integrado al remolino
de gentes que hablan, pero no conversan,
por no hallarse en un plano equilibrado
de afectos y vivencias.

Fue un placer encontrarte nuevamente,
tú, tan lejana, como yo tan cerca.

Los Angeles, 5 enero de 2013

(Indice)


   
Mi otra almohada

Mi otra almohada está libre, te la ofrezco.
Sin sueños que albergar, sin energía,
y a perenne abandono relegada,
ha olvidado el ardid de la caricia,
los sedosos misterios de la noche,
y la premura en el portal del día.
Quisiera rescatarla de su exilio,
con mi aliento infundirle nueva vida,
resucitarla, mas con otro nombre,
y entrelazar su historia con la mía.

No sé cómo eres tú; sólo conozco
ciertos rasgos, tendencias, perspectivas,
con que no acierto a cincelar el bloque
del que brote tu imagen. Me iluminan
ideas arbitrarias de belleza,
cánones clásicos, y subjetivas
formas estéticas, que tal vez huyen
de tu propia entidad. Mi mente aspira
a modelar quien eres, con ligeros
retoques de mi propia fantasía.
No intento darte perfección de forma,
sólo algo que te ajuste a cuanto brilla,
resuena, danza al fondo de mi espíritu,
que yo también adaptaré a ti misma.

Esta almohada desierta
te espera con el hambre contenida
de años de soledad. Sabrá adaptarse
al tenue peso que tu rostro imprima,
a tus cabellos, rubios o castaños,
y se enternecerá con tu sonrisa.

Apagaremos todos los relojes,
y encenderemos júbilos sin prisas
que entre ambos se deslicen,
convirtiendo las horas en ceniza.

Sólo falta que vengas,
mujer, a mis orillas.

Los Angeles, 6 enero de 2013


(Indice)


   
Sueño inédito

Habiéndolo abatido tu cansancio,
quedó inédito el sueño que me diste,
arcángel desalado, vagabundo
por senderos sin rosas ni violines.
No logra alzar el vuelo hacia la altura
a que fue destinado; y en los grises
paisajes sin canciones,
donde dormita el júbilo, reside.
El tiempo, en su trajín, deshumaniza
las íntimas raíces
de quien dejó de amar, y al mismo tiempo
debilita y restringe
los sueños del que aún ama, y que, sangrante,
se niega a despedirse.

Te despertaste un día
del sueño azul, y entraste en el eclipse.
Yo mantuve encendida mi quimera,
mas consciente de su órbita imposible.
Somos dos seres vivos, condenados
a una muerte común, cuyos matices
difieren mutuamente, pero es muerte,
si en uno indiferente, en otro triste.
Viva esta muerte en mí, que me horroriza
la otra muerte absoluta que tú vives.

Tu sueño terminó, desvanecido.
El mío, aunque ahora inédito, es legible.

Los Angeles, 6 enero de 2013


(Indice)


   
Presencia viva

Alas te ha dado el viento, o el afecto,
mujer lejana, enardecida sombra,
que en flexibilidad y sutileza
deslizas la elegancia de tu forma
bajo mi puerta, en el silencio oscuro
de la noche, y penetras en mi alcoba.
No eres extraña a mí; te reconozco
de visiones y sueños que se agolpan
alrededor del lecho,
serpean por la alfombra,
se adentran con sigilo entre las sábanas,
y ejercitan en mí sus maniobras.
Bien sabes que conozco tu estrategia,
que nunca te rechazo cuando, absorta,
bosquejas curvas, ángulos o círculos
sobre mi piel convulsa, o me galopas,
o susurras palabras en mi oído
que bien entiendo, sin saber tu idioma.

Eres presencia viva
que inevitablemente se deshoja
sobre mi superficie,
tal que un acto de amor, tal que una rosa.

Prefiero no dormir, quiero alargarlo
hasta que la visita de la aurora
llame con sus nudillos retozones
en el cristal de la ventana, y toda
la frívola, gentil naturaleza
se agolpe a presenciar la ceremonia.

En ese punto partirás de nuevo,
reiniciándose en mí las grises horas
de un mundo que en tu ausencia
pierde la luz, la gracia y el aroma.

Los Angeles, 7 enero de 2013

(Indice)


   
Se apagan tus palabras

Se apagan tus palabras, y no logro
reinflamarlas, mujer. Si fueran bosque,
provocaría incendios
para recuperar sus impulsivas voces.
Si antorchas agotadas,
montaría la guardia cada noche
para que no llegaran a extinguirse,
evitando su fin y mi desplome.
Mantenerlas candentes,
llevarlas a remolque
de ideas y proyectos,
afectos e intenciones,
obra es de dos, que ejecutar no puede
un alma en soledad. Nuestras labores
son de equipo, jamás individuales;
no hay hombre sin mujer, mujer sin hombre.
De no infundirles nueva vida, expiran;
la muerte es el silencio que se impone.
Recítalas de nuevo,
pero no de memoria; que te exploten
en la boca, en el alma,
sin planificaciones.
Brillará así su llama en permanencia,
y volverán a sonreír las flores.

Los Angeles, 7 enero de 2013

(Indice)


   
Cálida lluvia

Sólo es fría la lluvia en soledumbre,
aislándonos de tactos y paisajes.
Es triste y gris; encierra en cada gota
nostalgia y pérdida que nos abaten.
Pero es cálida y mansa en la ventana
de la alcoba que ampara a los amantes.
El misterio gozoso manifiesta
de quien despliega su perfil, e invade
campos de bienandanza
a su vez ofrecidos, jadeantes.
La lluvia, observadora,
resume en sus mensajes
cuanto ve sobre el lecho,
plasmando su escritura en los cristales;
arcanos jeroglíficos,
aprendidos en templos y pirámides
de viejas dinastías faraónicas,
aunque ahora el tiempo al punto los deshace.
No escribe para siglos posteriores,
sino para el instante.
Carece del sentido de la historia,
y se deleita en las complicidades.
Dos juegan entre sábanas,
y una tercera parte,
con dedos de agua, efímero amanuense,
se agolpa a la ventana, y se complace.
Cronista del amor para el momento,
cálida lluvia, oficio de juglares.

Los Angeles, 8 enero de 2013

(Indice)


   
Del pasado

Cuando la vida, adversa, me acorrale
en el círculo hermético y amargo
en que se desmoronan los recuerdos,
y sucumben los rostros al naufragio,
uno subsistirá, diáfano y puro,
como si cincelado en alabastro,
con nombre propio y vida palpitante,
fiel al momento del primer abrazo.
Sobre el fondo de ruinas en penumbra
bordeando mi viejo itinerario,
con la diafanidad del primer día,
resaltarán sus rasgos.
Podré hacer la lectura de sus gestos,
y me hablarán sus labios
con la misma cadencia
de tiempo atrás, vagando entre los álamos.

Tantas fisonomías
se me han evaporado con los años,
tantas palabras han quedado mudas,
tanta elegancia ha devenido andrajos,
que mi entorno de historias, de canciones,
de promesas, afectos y contactos,
se han tornado imprecisas siluetas,
llamas extintas, huellas en el barro.
Sólo una imagen, y su historia intacta,
sobreviven radiantes, y mi tacto
se acerca, la acaricia, y la percibe
en toda su amplitud de ser humano.

Me acompaña, me acoge, me dialoga.
Lo único que no ha muerto en mi pasado.

Los Angeles, 8 enero de 2013

(Indice)


   
Mujer de iniciativas

Me has vestido de sábanas la vida,
y encerraste el invierno en mis baúles.
Te percibo en calor, en dinamismo,
estación de mis ansias y mis luces,
más, mucho más que primavera de oro,
lidiadora de inercias y tabúes.
Mujer de iniciativas,
que de los métodos trillados huyes,
campo experimental de tus esquemas
soy yo, contra rutinas y costumbres.
Avalancha de juego, amor y sexo,
arróllame y envuélveme; consume
la erupción sensorial de la energía
que de mi cuerpo hacia tu cuerpo fluye.
Abierto quedo a tu irrupción, pantera,
loba y mujer, que de mi piel se nutren.

De sábanas vestidos, o desnudos
sobre la verde alfombra, entre abedules,
o al rítmico vaivén del oleaje
cubriéndonos de azul, ven y recubre
mi manojo de miembros, que revienten,
y a un ciclo de placer nos catapulten.

Los Angeles, 8 enero de 2013

(Indice)


 

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor